Viaje en Moto hacia Boyacá

Posted on Actualizado enn

Bueno, hace algunos días comenté que íbamos a realizar un viaje, por tierra, en moto, hacia el Departamento de Boyacá, llegando ya al final del mismo quisiera compartir en este espacio la experiencia, esperando que sea de gran ayuda para otras personas que deseen hace un recorrido similar. Inicialmente iba a escribir varios post sobre el viaje, pero al final decidí elaborar solo un texto tratando de abordar todos los aspectos.

img_1178

Alistamiento de la moto:

Se realizó una revisión completa de la moto: estado de los frenos, líquidos, cambio de aceite, tensión de la cadena, nivel de presión de los neumáticos, estado de las guayas y por supuesto tanque lleno de combustible, el cual me da algo más de 300 kilómetros. Muy importante realizar una buena revisión y alistamiento de la moto para cualquier viaje, además de lo anterior se lubricó muy bien la cadena, no solo al momento de salir sino durante el viaje, en alguna parte leí que era bueno hacerlo cada 200 kilómetros, depende mucho del clima también (si hay lluvia por ejemplo), no se, ya los expertos lo dirán.

Herramientas, repuestos y otras cosas:

No sobra llevar: llaves de varios tamaños, parches y pega por si hay pinchazos, amarraderas, neumáticos de repuestos, un destornillador, navaja, inflador, un pequeño botiquín, bolsas, entre otras cosas.

El equipaje:

Siempre digo que tratemos de llevar pocas cosas, pero a la hora de empacar se hace complicado: además de las cosas de la moto que de si por si ya ocupan bastante espacio, empacar ropa para 9 días y elementos de aseo personal, cámara fotográfica, los documentos de la moto (una copia escaneada en el correo por si hay pérdidas).  Muy recomendada la riñonera canguro de Industrias Pigmalion (tiene un bolsillo impermeable). El día de la visita a la Laguna de Tota hubo un fuerte aguacero y todo lo que iba dentro de la riñonera llegó seco. Muy muy muy útiles las bolsas TOP CASE STORM de Pigmalion, cabe lo suficiente y se acomodan muy fácil en la moto, además una excelente relación costo – beneficio – calidad, frente a otros productos similares en el mercado. Además de las alforjas con las cuales venía la moto.

20161215_085717

La protección:

Guantes, casco, rodilleras, una buena chaqueta (llevábamos la chaqueta para motos Ultralight de Pigmalion y nos fue muy bien con ella, tiene protección en la espalda, hombros y codos, además fue suficiente con un pequeño buso debajo, para el frío de la madrugada y los vientos fríos de la carretera), perdón por las referencias especificas pero me parece adecuado dar una orientación precisa. En cuanto a la rodillera: llevaba unas articuladas con pequeños tornillos y estos me generaron algunos rayones en el tanque de la moto, para lo que lo tengan en cuenta…. mejores las rodilleras de plástico y tela.

img_1241

La salida: 

Siendo las 5:45 a.m. del jueves 15 de diciembre salimos desde Santa Rosa de Osos, en medio de una mañana bastante fría y oscura, y siguiendo todas las orientaciones dadas por mis compañeros del club Avenger Readers y de varios vídeos de YouTube. Logramos avanzar unos 156 kilómetros hasta donde paramos para descansar y desayunar (Sitio recomendado El Palacio de los Frijoles, más o menos una hora antes de Río Claro, otro sitio genial para descansar donde habíamos estado hace algún tiempo), luego continuamos… y otra parada en la entrada del parque temático Hacienda Nápoles para algunas fotos.

20161215_110620

Después de unas 9 horas de recorrido, con una parada para desayunar, otra para almorzar y algunas para fotos y 400 kilómetros de recorrido, pudimos llegar a Villeta (cerca a las 3:00 pm) donde pudimos descansar para retomar el día siguiente hacia Zipaquirá. Villeta es un municipio relativamente pequeño, de temperatura cálida, tiene una buena infraestructura hotelera, ubicado a unos 90 kilómetros de la Ciudad de Bogotá y dedicado al cultivo de caña de azúcar, entre otros.

Una recomendación: en este municipio hay una oferta hotelera suficiente, cuando llegamos nos alojamos en el primer hotel que encontramos, me pareció cómodo y económico, solo íbamos a estar una noche, pero no sobra mirar bien los hoteles antes de elegir.

Las vías:

20161219_100519Inicialmente habíamos planeado viajar por la vía Cisneros – Puerto Berrio – Cimitarra, pero decidimos escuchar los consejos de algunos viajeros que habían estado en Boyacá por la autopista Medellín – Bogotá y la ruta del sol, si bien por esta última el viaje se aumenta en varios kilómetros, vale la pena por la calidad de la vía, la cual se encuentra en excelentes condiciones, aunque la aplicación GPS del celular insistió en la vía por Cimitarra hasta el último momento, decidimos continuar por la vía hacia Bogotá. Por la vía Cisneros – Puerto Berrio – Cimitarra el sistema marca unos 427 kilómetros, pero ésta tiene más curvas, parches, inclusive algunos tramos sin pavimentar. (Lo pudimos confirmar al regreso)

De regreso tomamos la vía por Cimitarra (queríamos conocer, buena la experiencia… pero espero no volverme a enfrentar a esa vía con pasajero y 30 kilos de equipaje), ESTÁ EN PÉSIMAS CONDICIONES el tramo entre Vélez y Cimitarra (Santánder).  Muchos huecos, grandes tramos sin pavimentar, un desastre. Si pudiera volver a escoger viajaría siempre por la Autopista Medellín – Bogotá y la ruta del sol.

20161223_104803

Foto: uno de los muchos huecos por la vía Cimitarra

El recorrido: 

Hacer clic sobre los mapas para ver la imagen en tamaño real.

Día 1: Salida desde Santa Rosa de Osos hacia Villeta (Cundinamarca) el primer día, como comenté anteriormente, dejé la moto con el tanque lleno desde el día anterior, además todo el equipaje debidamente asegurado para evitar movimientos en el camino. Las bolsas que compramos en Pigmalion vienen con las amarraderas suficientes, las coloqué sobre las alforjas de la moto y esto me permitió ampliar el espacio para llevar las cosas. Una excelente carretera, primero la autopista Medellín – Bogotá y luego la ruta del sol, excelente vía, recomendada.

Día 2: Después de una muy buena noche de descanso en Villeta salimos a las 7:00 a.m. para Zipaquirá con el objetivo de conocer la Catedral de Sal. A las 7:30 a.m. aproximadamente hacemos una parada en La Vega para desayunar. La alimentación nos ha parecido económica y suficiente, con 8.000 desayunamos los dos, (el día de ayer habíamos almorzado en Guaduas con 20.000 ambos, una deliciosa carne a la Llanera, un plato de sopa y dos limonadas). Luego de la correspondiente foto en el parque de esta localidad continuamos el recorrido por las excelentes vías de Cundinamarca… kilómetros y kilómetros de doble calzada. Rodeamos Bogotá. Al llegar a La Catedral de Sal en Zipaquirá se cuenta con servicio de Parqueadero (pago único de 5.000). Para ingresar a la Catedral se debe comprar un pase al ingreso con diferentes planes desde los 30.000 aproximadamente.

Si tuviera que elegir una palabra para describir este lugar diría: MAJESTUOSIDAD, al comienzo organizan grupos para realizar el recorrido los cuales van acompañados por un guía, el lugar funcionó inicialmente como una mina de sal, posteriormente fue abierto al público con una temática religiosa, a medida que se avanza se pueden ir apreciando las diferentes estaciones del Viacrucis, y se llega después de un Kilómetro a las naves de la catedral un lugar imponente por las dimensiones, unos 18 metros de altura. Además se pueden encontrar baños, un espacio donde se explica el proceso de la Esmeralda (extracción y corte), cafeterías y tiendas para comprar algunos recuerdos. A las 2:30 p.m. salimos para Villa de Leyva, un recorrido que nos tomaría 4 horas. Regresamos por la vía a Cajicá. Pasamos Sutatausa, Ubaté, Susa… sólo realizamos una para en el camino para la foto correspondiente.

Día 3: día de descanso en el Pueblo.  Hay muchos pequeños almacenes para visitar, pequeñas tiendas, algunas de ellas atendidas por extranjeros. Estuvimos caminando por el pueblo, además visitamos el Viñedo Ain Karim y el convento Ecce Homo, sitios bastante recomendados.

Día 4: otro plan recomendado para Villa de Leyva es visitar los Pozos azules, un lugar bastante hermoso, además la Granja de Avestruces, donde se puede conocer todo el ciclo de vida de estas y degustar su carne, además la carne de búfalo. Un buen plan, bastante tranquilo.

Día 5: Visita a Ráquira, un lugar bastante hermoso donde se encuentran gran cantidad de tiendas, en el camino se puede conocer Sutamarchán y Tinjacá.

Día 6: Salida temprano desde Villa de Leyva hacia Duitama, algunas paradas en el camino, llegamos, nos instalamos en el hotel y a caminar por el Pueblito Boyacense. También se puede ir caminando desde el Pueblito hacia Duitama, es muy cerca.

Día 7: Visita a la Laguna de Tota, es un lugar que se debe visitar en Boyacá, la ruta por si sola es un espectáculo pues se pasa por lugares como Tibasosa, Sogamoso, Iza, cuitiva y Tota, por favor entren al parque de Iza y disfruten de los postres que venden allí.

Día 8: no podíamos dejar el departamento de Boyacá sin visitar Nobsa, un municipio bastante tranquilo, hermoso y muy cerca de Duitama. En este se pueden apreciar ruanas de exportación. Vale la pena reservar algo del presupuesto para comprar prendas de lana. Si bien se pueden ver productos de alta calidad pueden variar los costos de los productos de una tienda a otra, se puede dar primero un recorrido general de reconocimiento y al final hacer las compras.

Día 9: regreso. Como lo comenté anteriormente, la idea era tomar la vía por Cimitarra en la ida, pero como nos fuimos por la autopista Medellín – Bogotá, quedaba pendiente conocer la otra vía, razón por la cual nos regresamos por Cimitarra, la vía entre Vélez y Cimitarra está en muy malas condiciones, bastantes tramos sin pavimentar… en fin, la idea era conocer. Pasamos por Barbosa, Vélez, Cimitarra, Puerto Berrío, Cisneros…. bueno, saliendo de Boyacá por Cómbita, a continuación el mapa (clic sobre las imágenes para ampliar), aunque la aplicación en el celular muestra 469 kms, dejando solamente los puntos de inicio y llegada, pero al agregar las ciudades del camino aumenta hasta 626 km. Salimos de Duitama a las 6:00 am aproximadamente y llegamos a Santa Rosa de Osos a las 8:00 p.m. Realizamos varias paradas (unas 3 para comer), además había unos 5 pares en el camino (dos accidentes y otros de reparación de la vía).

 Bueno, espero que esta información sirva de guía para quienes deseen hacer un viaje similar por primera vez, me gustaría que dejaran en los comentarios sus dudas frente al viaje.

Bueno, ya para finalizar los hoteles:

En Villa de Leyva hay una GRAN cantidad de hoteles, para todos los gustos y presupuestos, antes de partir nosotros reservamos, me parece una práctica adecuada, pues se llega a la fija y no se sufre a última hora…. hotel recomendado: “Villa Luna”, un excelente servicio, desayuno adecuado, muy aseado, bien ubicado, tiene servicio de parqueadero, son muy amables.

En Duitama (El Pueblito Boyacense) no alojamos en el hotel “La Cueva de la Luna”, es realmente pequeño pero muy cómodo, vale la pena quedarse allí y no en Duitama, pues allí no hay mucho para ver, en cambio en el Pueblito el ambiente es bastante agradable, mucho para ver, muy recomendado.

Ambos hoteles los encontramos en Internet, los comentarios de TRIPADVISOR y de BOOKING son muy acertados, nos fuimos confiados en las calificaciones y comentarios que dejan allí los usuarios y nos fue muy bien.

Anuncios

Un comentario sobre “Viaje en Moto hacia Boyacá

    Camilo Caquimbo Tabares escribió:
    27 Dic 2016 en 9:40 am

    Muy buen relato, gracias!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s